Descender en monociclo por una pendiente rocosa, debería considerarse un deporte mortal.

Cuando llevas el monociclo a un nivel extremo

Poder dominar el monociclo ya es algo complicado, pero descender por un camino lleno de piedras y obstáculos a tu paso en una rueda es cosa de profesionales y verdaderos salvajes.