Cuando eres skate, pero también un poco Godín de oficina

Cuando tu instinto es salvaje y tu sangre es la de un skater, ni en la oficina puedes controlarte.

No hay cosa más extrema que llevar tu patineta a la oficina y tirarle el café a tu jefe.