Cuando no hay nieve, las dunas también sirven...

Para qué crear los escenarios más descomunales, si la naturaleza, especialmente el desierto te puede ofrecer toda la adrenalina que necesitas.

Estos salvajes nos prueban que para hace ski no siempre hay que llevar chamarra, ni descender en la nieve. En la arena, con un poco de sol también se puede gozar de este deporte.