Slackline sobre un acantilado de 30 metros de altura

En uno de los rincones más apartados del planeta, en la bahía Fortescue, en Tasmania, Australia, esta formación rocosa de 30 metros fue bautizada como Moai Tower. Aunque es una ruta usada comúnmente para escalada, Ryan Paul Robinson decidió usarla para hacer un peligroso desafío de slackline.

En uno de los rincones más apartados del planeta, en la bahía Fortescue, en Tasmania, Australia, esta formación rocosa de 30 metros fue bautizada como Moai Tower. Aunque es una ruta usada comúnmente para escalada, Ryan Paul Robinson decidió usarla para hacer un peligroso desafío de slackline.