Agua

En un día normal, las orillas de Waikiki son serenas. Todo eso cambia cuando Red Bull Party Wave llega a la playa. Los bañistas son reemplazados por piratas, luchadores y hombres en bikinis, todos listos para surfear.

¡Cuando un gran oleaje exige atención, él responde a la llamada del océano en cualquier situación!
Recientemente, Jamie O’Brien llevó a cabo una de sus más grandes locuras del surf: conseguir montar una de las olas más inmensas del mundo mientras le prende fuego a su traje de rana. La Isla de Teahupo’o, en Tahití fue testigo de esta ocurrente peripecia.

Publicidad 😅

Observa bien este campamento de kitesurfing, es una estampa recurrente en las playas de Gruissan, Francia. La convocatoria de tripulantes es enorme, eso nos permite disfrutar de un cielo lleno de colores y texturas.

Publicidad 😅

Chuck Patterson siempre encuentra un enfoque diferente, se olvida por un momento de su tabla y agarra sus esquís. Es remolcado por una moto acuática para lograr montarse en el famoso spot de surf conocido como Jaws.